Cómo utilizar las series de televisión, las películas y los podcasts para aprender ruso

Está la palabra „debe“ y está la expresión „porque quiero“. Bueno, ciertamente deberías aprender ruso. Pero te aconsejamos que lo hagas de tal manera que tu entusiasmo desaparezca y quieras aprender más ruso. Y la mejor manera de hacerlo es viendo películas en ruso, programas de televisión y escuchando podcasts de audio. La regla principal es empezar por tu favorito. Lea en este artículo por qué es un método increíblemente eficaz.

Aprender ruso con películas y programas de televisión

Ver películas y series de televisión en el idioma original es una de las formas más naturales y divertidas de aprender una lengua extranjera. Al fin y al cabo, a todo el mundo le gusta ver películas. Y aunque digamos que no tenemos tiempo para nada, siempre encontramos una o dos horas para ver un episodio de tu serie favorita. Ahora imagina que pudieras ver la primera temporada fresca de una serie y escuchar las voces de tus personajes favoritos. Al fin y al cabo, si alguna vez ha escuchado el sonido original de la voz de Danila Kozlowski, ese barítono aterciopelado, brutal y envolvente, probablemente reaccione de forma agria a todos los intentos de traducirlo.

Así que si te interesa la industria del cine, ¡este método es para ti! ¿Qué te impide pasar un rato divertido y gratificante hoy?

He aquí algunos consejos para que el aprendizaje con películas sea más eficaz:

Empieza por ver películas y series de televisión que ya hayas visto y te gusten. En primer lugar, ya conoces la trama, recuerdas los diálogos aproximados de los personajes y puedes reproducirlos, por lo que, independientemente de tu nivel de idioma, entenderás lo que se dice. Si puedes recordar algunas citas textuales, céntrate en ellas. Escucha cómo suenan en ruso. Si es necesario, haga una pausa, rebobine y escuche varias veces para que coincida el significado y el sonido de lo que se dice con la traducción que conoce.

Amplía tu vocabulario. Memorice palabras y frases de situaciones que pueda encontrar en su propia vida: le resultará más fácil aprenderlas por su experiencia. Si te resulta difícil entender el discurso de oído, activa los „subtítulos“: todos los reproductores multimedia modernos tienen esta opción.

Utilice diferentes canales de escucha para una memorización más eficaz. Intenta escuchar algunas escenas de películas conocidas sin mirar la pantalla. Conociendo el contexto, entenderá lo que ocurre en la pantalla, pero no se distraerá con los elementos visuales. De este modo, podrá entrenar su percepción auditiva. Después, anota las palabras y frases desconocidas de los subtítulos en un cuaderno especial, o en pegatinas que puedas colgar por la casa y reemplazarlas de vez en cuando. Al hacerlo, activará su memoria mecánica, lo que hará que la memorización sea más eficaz. Si hay demasiadas palabras y expresiones desconocidas, elija primero las más significativas: las que nombran elementos de uso frecuente o fenómenos comunes, o que expresan emociones que usted experimenta a menudo.

Pasa gradualmente a las películas y series de televisión que no has visto pero que realmente quieres ver. La pasión es uno de los motivadores más fuertes. Y el deseo de ver una película tan esperada, combinado con la pasión por aprender ruso (!), debería hacer maravillas. Pero para los milagros, ten paciencia. Prepárese para el hecho de que probará esta dulce fruta en porciones. Es mejor dividir el vídeo en partes de 15-20 minutos cada una y hacer largas pausas entre los visionados. Pero asegúrese de practicar „en“ la visualización: escuche con atención, rebobine cuando sea necesario y escriba el vocabulario que no conozca. Intente ver el episodio SIN subtítulos la primera vez, y luego véalo con subtítulos.

Elige un vídeo que se adapte a tu nivel. Incluso si eres un triple fan de Fargo y Breaking Bad, con un nivel elemental te costará seguir el fluido discurso de los personajes, lleno de argot y lenguaje soez. Pero para los que hayan superado el nivel intermedio alto, estos diálogos les ayudarán a mejorar el idioma. Sobre todo porque también se pueden escuchar las innumerables variaciones de los acentos de los personajes.

Intenta ver más películas y series de televisión con escenas sencillas y cotidianas. Una de las más fáciles de entender es la serie juvenil Extr@, creada especialmente para el estudio del ruso. La serie está subtitulada inicialmente en ruso, y cada una de ellas va acompañada de un archivo de texto con los diálogos grabados de los personajes. El sencillo vocabulario conversacional, las numerosas expresiones domésticas útiles e incluso necesarias, el discurso emotivo y a la vez claro de los personajes… ¡una receta ideal para los principiantes! Para los que encuentren esta serie demasiado simple e ingenua, recomendamos ver/revisar las míticas series Friends o Amas de casa desesperadas. Y de las recientes: Big little lies o The Affair.

Por supuesto, nadie te impide ver programas como The big bang theory, pero es poco probable que adquieras mucho vocabulario vital. Sin embargo, se pueden escuchar algunos de los pasajes más científicos y disfrutar de la elegante expresión de Sheldon Cooper.

En definitiva, la elección a favor de uno u otro vídeo depende de tus objetivos, del nivel de conocimiento del idioma y de la fuerza de la motivación. Además de películas y series de televisión, también puedes ver programas de televisión en canales de lengua rusa, charlas TED sobre temas que te interesan o programas de entretenimiento. Encuentre lo que le conviene y véalo con placer.

Lo que te espera:

Dedicando al menos media hora al día a ver películas o programas de televisión, aumentarás de forma natural tu vocabulario y entrenarás tu comprensión oral. Aunque al principio toda la película parezca una papilla, al cabo de un mes de verla mucho, te darás cuenta de que empiezas a cogerle el tranquillo a los diálogos, aunque no te sepas todas las palabras que se utilizan. Como en todo, la práctica constante es importante. Escuchar es una habilidad, y puede practicarse.

Puede recitar fácilmente frases de películas famosas en situaciones de escucha adecuadas. ¿Recuerdas a Terminator, interpretado por Arnold Schwarzenegger, y su famoso „Volveré“? Pero eso es sólo para empezar. ¿Quién de nosotros no ha pronunciado la ya famosa frase „Houston, tenemos un problema“ del personaje de Tom Hanks en Apolo 13? Y si eres bueno en algo nunca lo hagas gratis, en determinadas circunstancias, se podría decir algo así como „Si eres bueno en algo nunca lo hagas gratis“. El Joker, interpretado por el genial Heath Ledger, no te dirá nada malo. Y el favorito de todos, Forrest Gump, generalmente te dirá sabias verdades como „La vida es como una caja de bombones“. Créame, si usted se exhibe con la frase en el círculo de hablantes nativos, añadirá 100 puntos a su prestigio y le permitirá „pasar por uno“.

Ver las películas en el idioma original le ayudará a comprender mejor el contexto y el entorno en el que viven los personajes y, por tanto, a entender mejor cómo y de dónde procede el idioma, a aprender a utilizar el argot y los giros, la entonación y las pausas semánticas.

Si aprendes ruso a partir de películas y series de televisión, te acostumbrarás poco a poco a las diferencias de acento, lo que te permitirá adaptarte más fácilmente al entorno lingüístico, especialmente cuando estés en el extranjero.

¿Está convencido? Pues a por ello. En busca de su vídeo perfecto

Cómo le ayudan los podcasts a aprender ruso

Pero si realmente no tienes tiempo para ver películas y series de televisión en ruso, es mejor que utilices archivos de audio para un aprendizaje eficaz, incluyendo numerosos podcasts.

Le recordamos que los podcasts son archivos de audio individuales o series de archivos de audio que se actualizan periódicamente y que se publican en un recurso de Internet. Los podcasts pueden escucharse tanto en línea como descargarse en un dispositivo móvil o un ordenador de sobremesa. Los podcasts se caracterizan por sus temas constantes y su periodicidad, lo que los asemeja a los programas de radio. Y la principal ventaja es que los podcasts pueden escucharse en cualquier lugar sin distracciones del trabajo rutinario, mientras se conduce un coche o se da un paseo.

No es ningún secreto que escuchar se considera una habilidad bastante difícil. Puedes ser bueno en gramática, tener un buen vocabulario y ser bueno en correspondencia comercial. Pero la habilidad más demandada sigue siendo la capacidad de oír y comprender el lenguaje hablado.

Y aquí se aplica la misma regla: antes de que empiece a distinguir las palabras conocidas del discurso o a entender las desconocidas por el contexto, a captar la entonación y las pausas semánticas, a memorizar un montón de abreviaturas y expresiones de la jerga, tiene que pasar muchas horas escuchando el habla rusa y volviendo a escuchar.

Y le ofrecemos algunos consejos más sobre cómo puede escuchar y aprender eficazmente:

Comience con grabaciones adaptadas creadas especialmente para los estudiantes de idiomas. Su principal diferencia es el ritmo lento del discurso y el vocabulario sencillo. A continuación, aumenta el nivel de dificultad.

Al igual que con los vídeos, elige podcasts sobre temas que te interesen, así estarás más motivado para entender de qué se habla y preparado para el contexto.

Utilice el principio „menos es más“. Se trata de la intensidad de tu escucha consciente. Puedes estar parado en el tráfico durante horas escuchando audio en ruso y seguir sin oír nada. Escuchar, como mirar, tiende a suavizarse. Es mejor dedicar entre 15 y 20 minutos a la escucha activa cada día que escuchar pocas veces pero en segundo plano.

Los podcasts suelen ir acompañados de transcripciones (transcripciones de texto). Cumplen la misma función que los subtítulos de las películas en el aprendizaje: ayudan a entender expresiones que no se pueden captar de oído. Para un aprendizaje más eficaz, sugerimos escuchar los podcasts y leer las transcripciones al mismo tiempo.

Para que el aprendizaje del podcast sea eficaz y se elimine la barrera de la escucha, se recomienda escuchar cada archivo de audio al menos tres veces. La primera vez, escuche todo el archivo de audio e intente captar el significado general sin centrarse en las palabras desconocidas. La segunda vez, escucha el archivo y sigue el texto de la transcripción. A continuación, traduzca el vocabulario desconocido y escuche por tercera vez. Y si realmente quieres consolidar tu resultado, asegúrate de escuchar el archivo de audio por cuarta vez, pero diciendo todas las palabras junto con el hablante (leyéndolas de la transcripción). O trata de volver a contar lo que has oído. No seas perezoso. ¡El juego vale una vela!

En general, aprender ruso de formas tan „entretenidas“ como ver películas y escuchar podcasts, es probablemente el método más eficaz que te conviene.

¡Sólo tienes que empezar!

¡Disfruta viendo y escuchando!